Obras de arte a partir de radiografías

La Fundación Vila Casas celebra los 50 años de la primera exposición barcelonesa del pintor con sus últimas obras realizadas a partir de radiografías

No hay nada como una radiografía para mirar en el interior. Estas indiscretas placas (más si están ampliadas) de diferentes partes del cuerpo: manos, pies, pelvis, cerebros o el corazón que a simple vista no, pero que con ojos de expertos, delatan patologías, imperfecciones, fracturas y síndromes, son los elementos que subyacen en las últimas pinturas de Joan-Pera Viladecans(Barcelona, 1948). El veterano artista superpone otros elementos pintados o símbolos como llaves, hierros y relojes que, aparte de evidenciar el paso del tiempo, ahondan en el significado de estos elementos para relacionar, confrontar y poner en diálogo los límites entre ciencia, pensamiento y arte.

“Ciencia y arte han seguido siempre caminos paralelos sin tocarse, aunque tienen algo en común como es la permanente enemistad de la vida contra la muerte”, explicaba Viladecans junto a uno de sus enormes y coloristas cuadros de la exposición que están acompañados de algunas de las páginas de las libretas y de los esbozos previos realizados por el artista que delatan algunas de las claves de las obras y cómo las primeras ideas incipientes han ido creciendo.

Los títulos de las obras también ilustran la historia que se esconde detrás. Así se han podido ver unos pies con las últimas falanges de los dedos gordos deformadas en la obra Camí (2012-2014) o en otro, en el que todo el miembro se sostiene en un hierro oxidado Èxode (2011), que habla del drama de los refugiados; una sección del cerebro se titula La Clau (2015), una pelvis Claustre(2012) y la caja torácica Diàleg (2013-2017), entre otras.

La relación entre arte, medicina y ciencia quedaba más que patente en el tradicional catálogo que acompaña todas las exposiciones de la Fundación Vila Casas en la que participan tres médicos: el cardiólogo y pintor Màrius Petit, el presidente del Colegio de Médicos, Jaume Padrós y el médico Miquel Vilardell que reivindican el papel de estos facultativos como alguien con capacidad de escuchar más allá de medicar.

NOTA COMPLETA AQUÍ